Inversión

Consejos para invertir sin equivocarse demasiado

Daniel Oliver
Written by Daniel Oliver

 

Después de dos años de trabajo y 21 rondas de inversión con éxito (todas ellas en empresas que siguen funcionando) pensamos que algunos de nuestros fundamentos básicos sobre inversión no deben ser tan malos después de todo.

La experiencia de estos dos años nos ha mostrado que si bien el análisis de oportunidades de inversión en startups biotecnológicas es extremadamente complejo, las reglas para invertir requieren poco más que aplicar el sentido común. Estos son algunos consejos básicos y no tan básicos que hemos ido siguiendo durante estos años.

 


 

Primero, algunos conceptos muuuuy generales. Si prefieres pasar a los consejos un poco menos básicos, haz clic aquí.

¿Cómo funciona la inversión en startups?

Estás comprando acciones en una empresa que está empezando a funcionar, y que en poco tiempo pasará de valer muy poco a tener un valor de mercado alto. En ese momento, esas acciones que compraste por pocos euros podrán valer cinco, diez o cien veces más de lo que pagaste, y si puedes venderlas podrás ganar mucho dinero.

En cambio, si la empresa no funciona bien, puedes perder toda tu inversión.

Es importante recalcar esto: La esencia del crowdfunding de inversión es tener la oportunidad de hacer pequeñas inversiones de alto impacto y alta rentabilidad, aún sabiendo que algunas de ellas pueden no dar beneficios. Algunas de tus inversiones darán mucho dinero, pero es casi una certeza que perderás alguna de tus inversiones – hazte a la idea antes de invertir.

-> EN CIFRAS: Típicamente, estás haciendo una inversión cuya rentabilidad será del orden del 200-1000% pero que no podrás recuperar hasta dentro de 2-6 años, y que tiene una probabilidad entre 3 de darte beneficios.

 

¿Qué riesgos existen y por qué?

Como cualquier empresario sabe, las probabilidades de éxito de una empresa son limitadas. Los mercados cambian, las leyes fluctúan, Hacienda siempre acecha y hasta los proyectos más prometedores pueden naufragar.

Por ejemplo: las empresas pequeñas son muy vulnerables a riesgos financieros. Los impagos o la falta de acceso al crédito pueden matar incluso a empresas que funcionan muy bien.

Otro riesgo típico: muchas de estas empresas dependen de uno o dos empleados clave; si estos abandonan (o se deprimen, o enferman, o cualquier otra cosa) la empresa puede dejar de funcionar.

También suele ocurrir que se disponga de poca información o información falsa antes de invertir. Muchos inversores han descubierto después de comprar acciones en ese negociete “que era cosa segura” que en realidad la empresa tenía fuertes deudas, o que las patentes de la empresa no existían, o cualquier otra cosa*

Como consecuencia de todos estos riesgos (y muchos más), tan sólo una de cada cinco empresas consigue cumplir con su plan de negocio y dar beneficios en algún momento, y más o menos 4 de cada 10 jamás llegan a recuperar ni un euro para sus inversores.

(* Cuña publicitaria: Si no tienes mucha experiencia, puedes limitar este riesgo invirtiendo sólo con profesionales, o a través de una plataforma como Capital Cell. Operamos bajo supervisión de CNMV, y nos aseguramos que sólo publicamos proyectos cuando:

  • El plan de negocio ha sido analizado por un experto financiero, un equipo de analistas científicos y un equipo legal
  • Hemos comprobado toda la documentación de la empresa
  • Hemos revisado la existencia de patentes y/o registros de marca
  • Hemos comprobado las incidencias de crédito de la empresa y sus socios
  • Y un largo etcétera de comprobaciones realmente aburridas)

 

¿Qué riesgos no existen?

Como inversor no vas a responder de las deudas o los perjuicios que pueda causar la empresa. Esa responsabilidad la tiene el equipo administrador de la empresa.

Tampoco existe el riesgo de que tengas que poner más dinero del que pusiste al invertir. Si la empresa necesita más dinero, pueden pedirte que inviertas más, pero no tienes la menor obligación de hacerlo.

A pesar de que las inversiones en Capital Cell tienen un cierto nivel de riesgo, éste siempre está limitado a que puedas perder tu inversión.

 

¿Puedo ganar mucho dinero?

Si, invertir en startups puede ser muy rentable, y la Biomedicina es el sector de inversión más rentable del mundo desde 2008. La inversión en Biotecnología ofrecía una rentabilidad media del 27% a finales de 2014, y a pesar de una pequeña caída en las bolsas a principios de 2016 sigue siendo mucho más rentable que la inversión en casi cualquier otra cosa.

Pero sólo conseguirás rentabilidades reales si inviertes de manera racional: algunas empresas van a multiplicar tu dinero por 4, 7 o 25, mientras que otras lo multiplicarán por 0. Es muy importante entender que no hay rentabilidades altas sin altos riesgos – la mayoría de los cuales se pueden mitigar simplemente aplicando el sentido común.

 



Y a continuación, lo menos básico:

¿Cuánto debo invertir?

Lo más importante a la hora de decidir cómo invertir en startups no es tanto que puedas perder tu dinero sino el hecho de que no puedes recuperar tu dinero cuando quieras; es una inversión a muy largo plazo, por lo que no debes invertir dinero que necesites para vivir.

Típicamente, el “dinero que no necesitas” podría ser ese dinero que está sin tocar en el banco desde hace al menos un año. De todos modos, tú mismo deberías juzgar de cuánto dinero dispones para invertir.

Todo ese capital invertible debería repartirse entre diferentes tipos de inversión: Bolsa (alto riesgo, pero puedes recuperar tu dinero cuando quieras), Deuda pública (alta seguridad, recuperable a largo plazo), banca de inversión (rentabilidad media, recuperable en cualquier momento), etc…

De todo ese capital, un porcentaje razonable para invertir en startups es entre un 10 y un 20%.

Es importante que este porcentaje no sea 0. Aunque sea arriesgado, gracias al crowdfunding puedes invertir desde muy poco dinero – ¿por qué no invertir 100 euros en una empresa que puede devolverte miles de euros si va bien?

 

Diversificar

Esta es, probablemente, la regla más importante. Es sencillo: estás “apostando” a empresas que tienen un 10-50% de probabilidades de dar beneficios, pero que si lo hacen multiplicarán tu dinero por 5, por 10 o por 20; por tanto, y por pura lógica, debes invertir en más de una.

Y recuerda que aunque invertir en algunas empresas es más arriesgado que en otras, no necesariamente sabes cuáles son más seguras… así que debes considerar que todas son igual de arriesgadas.*

(* Además, en el sector de las startups tecnológicas casi todos los proyectos son de muy alto riesgo)

Imaginemos un caso práctico (con cifras inventadas!): tienes 4 empresas entre las que elegir y dispones de 4000 euros.  Entre ellas está Vaxdyn, una startup sevillana de alta tecnología que desarrolla vacunas contra “superbacterias”, y que puede multiplicar tu capital por 20. Te encanta, y quieres invertir todo tu capital en ella. ¡Pero no debes hacerlo!*

(* Si realmente quieres hacerlo, adelante. Vaxdyn es un gran proyecto y su director, Juanjo Infante, es un tío fantástico. Y además es tu dinero. ¡Pero debes saber que tienes más números de perderlo!)

Si inviertes esos 4.000 euros sólo en Vaxdyn, tienes una probabilidad entre 5 de recuperarlo y ganar mucho dinero. Pero si repartes tu inversión entre otras 3 empresas de diferentes sectores y con diferentes perfiles de riesgo tienes muchas más probabilidades de conseguir beneficios – sólo necesitas que una de las empresas sea rentable.

Te recomendamos que hagas una tabla como esta para tus inversiones y asignes una rentabilidad de 0 a tres de cada 4 empresas – aún así, deberias ganar dinero.

Empresa Inversión Estimación x % probablidades Rentabilidad
Velites 1000 15 20% 15.000
Vaxdyn 1000 20 20% 20.000
Sense4care 1000 6,5 20% 6.500
Vytrus 1000 8 20% 8.000
Total 4000 49.500

* IMPORTANTE: Esta tabla está enormemente simplificada, y por supuesto la realidad es algo más complicada. Si quieres recibir consejo financiero más experto te recomendamos que te acerques a alguno de nuestros Cursos para Inversores, o que vengas un día a vernos a la oficina.

 

La confianza con el emprendedor

Este tipo de inversión tiene mucho de emocional, y quizá quieras invertir más o menos en una empresa según te genere más confianza el equipo emprendedor. No parece que esto tenga mucho sentido financiero, pero en realidad es el mejor criterio inversor – “es mejor una mala idea con un buen emprendedor que una buena idea con un mal emprendedor”.

CC_Publicacion_013_4

 

 

Y además, este tipo de inversión implica una cierta parte de satisfacción emocional – tu pasión por el proyecto es importante. Si te parece que una empresa va a hacer algo que te gusta, y puedes permitírtelo, invierte en ella. Sin más.

 

Deja trabajar a la empresa

Te aconsejamos que consideres este tipo de inversión como una inversión puramente financiera – pones un dinero, y en unos años ese dinero se convertirá en beneficios (o no).

Entretanto, la empresa te mantendrá al día de lo que van haciendo: recibirás invitaciones a sus juntas de accionistas, recibirás información periódica de lo que les va ocurriendo, etc…

Por eso creemos que el mejor sistema posible para regular tus derechos y deberes en la empresa es la sindicación: delegar los votos y/o firmas de todos los pequeños accionistas en un único representante de todos ellos.

La razón básica es que las leyes son extremadamente protectoras para con los pequeños accionistas, y las empresas podrían encontrarse con el problema de buscar tu firma y tu voto cinco, diez o veinte veces al año – cada vez que quieren hacer un aumento de capital, cambiar de nombre, pedir un préstamo importante, etc…. Las empresas pueden llegar a gastar una enorme cantidad de tiempo persiguiendo a accionistas que quizá sólo han aportado 300 euros a la empresa.

Como seguramente no quieres tener la obligación de dedicar tanto tiempo a tu rol de accionista, te recomendamos aceptar una estructura en la que estés adecuadamente representado, pero en la que los emprendedores puedan trabajar en paz. Típicamente estas serían la sindicación en contrato privado o el vehículo de inversión*.

(* ¿Quieres saber más? Ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de darte detalles)

 

No dejes de invertir

Si tienes dinero parado en la cuenta bancaria, recuerda: ante todo, ¡debes mover tu capital! Esos euros que tienes tirados en el banco te están haciendo perder entre 2 y un 4% anual, como un globo que se desinfla. 10.000 euros que no se tocan se convierten en 9.500 en un año gracias a la inflación, los impuestos y las comisiones bancarias 🙂

Es muy importante: si puedes repartir tu dinero en pequeñas inversiones, no dejes de invertir en cualquier proyecto que te haga ilusión. La posibilidad de tener un enorme rendimiento habiendo apoyado una empresa que te gusta es demasiado interesante como para dejarla escapar así como así.

Finalmente, no olvides por qué estás aquí: no has venido a Capital Cell únicamente porque quieres ganar dinero, sino porque quieres cambiar el mundo.

Utiliza tu dinero: tomate el tiempo y el esfuerzo de decidir qué quieres hacer con él, y conviértete en un ciudadano responsable con su capital. La próxima vez que las noticias te informen de que la industria bancaria ha generado alguna catástrofe estilo preferentes, ¡asegúrate de que no lo hayan podido hacer con tu dinero!

 


 

-> ¿Por qué no aplicar algunos de estos consejos inmediatamente? Visita www.capitalcell.net para inversiones en España o www.capitalcell.co.uk para oportunidades en Reino Unido

 


 

* RECUERDA: no somos asesores de inversión Todos estos consejos son generalidades que no deberías considerar educación financiera. Tu capital es tuyo y tú decides cómo debes administrarlo.

About the author

Daniel Oliver

Daniel Oliver

Biologist and Crowdfunding expert. Advisor to the European Commission’s crowdfunding Stakeholders Forum, President of the Spanish crowdfunding Association, Board Member at the European Equity CF Association, Member of the Leadership Board of the Cambridge Centre for Alternative Finance. Former: Accenture, VWR and Merck.

2 Comments

  • Jajaja, muy buen artículo y reconozco que me he reído con varios de sus puntos.
    Una pregunta, imagino que al analizar los proyectos, asignáis un riesgo específico a cada uno, y que no todos tienen un 20% de probabilidad de éxito (aunque pueda ser una media acertada). ¿No sería posible que publicaseis esos porcentajes estimados en las fichas de valoración de proyectos?

    • No todos los proyectos tienen un 20%, en efecto, y algunos presentan más riesgo que otros, pero la verdad es que es difícil asignar una probabilidad exacta a cada uno. Hace un tiempo publicábamos un rating de riesgo para cada proyecto basado en algoritmos financieros, pero ya no lo hacemos – entre otras cosas porque no dejan de ser un poco subjetivos, y en realidad nos equivocaríamos siempre. Estamos preparando un rating aproximado (tipo “semáforo”) para indicar niveles de riesgo indicativos, y seguramente lo incorporaremos en la nueva plataforma. El 20%, así a mano alzada, no es una mala aproximación!

      Gracias!

Déjanos un comentario